La norma social establece y habla de dos únicos tipos de género en base a la naturaleza de los cuerpos: hembra y macho. En cambio, la naturaleza no es la única que condiciona la sexualidad. La experiencia de los humanos es tan variada y vasta que deja atrás los determinantes biológicos de manera que, existe el sexo y la sexualidad.

Para aclarar un poco más el tema, vamos a definir unos conceptos base que son importantes a la hora de hablar sobre sexualidad, condición sexual y género.

  • Sexo biológico: puede ser mujer, varón o intersexual (cuando aparecen caracteres de los dos sexos).
  • Identidad de género o sexo biológico: Femenino, masculino o transgénero (transexuales y travestis)
  • Condición sexual: Heterosexual, homosexual, bisexual, pansexual, etc.

Hasta aquí conceptos base interesantes para hablar de las prácticas sexuales que pueden darse dentro de estas combinaciones.

Travestismo

El travestismo, también llamado, trasvestismo es una identidad transgénero y comportamiento en el que la persona de un género determinado muestra mediante la vestimenta, un papel de género que socialmente hace referencia al sexo opuesto y que está ligado prácticamente a la transecualidad.

Usualmente, el travestismo incluye un deseo o condición transexual de la persona que quiere que se le trate como una persona del género contrario en el que su identidad de género no concuerda con su género biológico.

¿Confundes travestismo con transexualidad?

Si piensas que un travesti y una persona transexual son los mismo, tenemos que decirte que hay claras diferencias entre estos dos conceptos. La principal es que el travestismo existe una discordancia entre el sexo de la persona y los roles sociales que se asigna, rompiendo con los moldes tradicionales de género, mientras que un transexual siente una contradicción interna entre el sexo biológico y la identidad de género propia, pasando a tener la condición de transgénero.

Resumido de manera más sencilla, el travestismo alude a la acción de actuar socialmente de una forma concordante con su identidad de género y contradictoria con el sexo biológico, siendo así el travestismo un comportamiento transgénero. La mayor parte de la sociedad llama travesti o travestido a la persona que practica el travestismo.

travestismo y transexualidad

Travestismo, comportamiento transgénero

Aunque el concepto de travestismo hace alusión la mayoría de las veces a una persona transexual que quiere comportarse de una forma acorde a su identidad de género, el travestismo se muestra en personas con diferentes orientaciones sexuales e identidades, llegando a crear un conjunto de diversos comportamientos y actividades transgénero por diferentes causas, como el entretenimiento, el porno, fetichismo sexual y la adaptación social.

Los travestis son muy representado en el mundo del espectáculo interpretando a diferentes géneros dramáticos para hacer el papel de diversos personajes; cuando una persona adopta por arte las maneras y la actitud de un personaje, es transformismo. Por ejemplo, el drag es una forma de transformismo en el que se práctica el cross-dressing (vestirse como lo hace el género opuesto para la intimidad y el disfrute de cualquier tipo en momentos determinados) en un tono satírico.

¿Por qué a los hombres les gusta tener sexo con travestis?

Son muchos los hombres los que desean tener una experiencia sexual con un travesti, otros terminan enamorándose eliminando así los prejuicios. Se trata de una realidad que aún es muy desconocida.

Nos hemos criado dentro del estereotipo de familia compuesta por padre, madre e hijos, constituyendo una familia bajo los condicionamientos naturales y con dos modelos de géneros: hembra y macho. En cambio, ya no existen absolutismo en lo referente al amor y al sexo.

Cada cual tiene opción de elegir lo que quiere, lo que hace y lo que desea y, por esto mismo existen diferentes sexualidades y sexos. En términos biológicos, el sexo es un proceso en el que se combinan los rasgos genéticos, resultando la especialización de organismos en variedades masculinas y femeninas. Sin embargo, la sexualidad es el conjunto de condiciones psicológicas, fisiológicas y anatómicas afectivas que marcan el sexo de cada persona. Visto histórica y culturalmente, es la conjunción de la conducta, prácticas relacionadas con la búsqueda de placer sexual y los fenómenos emocionales, que determinan fuertemente a a la persona en todas y cada una de sus etapas en el desarrollo de vida.

Por lo cual, si está condicionado directamente por la búsqueda de placer personal, cada cual tiene el derecho de elegir con quien quiere tener sexo o con quien no.

Muchos piensan que los hombres que se relacionan sexualmente con una persona travesti, son gays reprimidos. Esto no tiene porque ser así, puede ser un hombre heterosexual que le atrae un cuerpo con curvas, sensual y que le aporte libertad en el juego del sexo. De hecho, la mayoría de los varones que quieren tener sexo con travestis no lo hacen simplemente por jugar o por buscar una simple aventura sexual, sino porque disfrutan y les gusta tener este tipo de experiencias y pocos se atreven a comentarlo.

Ser infiel con un travesti

Aunque muchas relaciones amorosas y sexuales desarrolladas entre un varón heterosexual y una travesti se proponen de manera simple, siempre hay hombres casados o en pareja que tratan de ocultar su gusto por personas transgénero.

Los hombres que se quieren tener una aventura con un travesti, y tienen pareja, siempre se encuentran en un dilema angustioso, mucho más que si la otra alternativa fuese una mujer.

Los hombres que no pueden hablar abiertamente de esta atracción lo acaban ocultando. Sin embargo, sus conductas son llamativas: salidas nocturnas frecuentes, llamadas encubiertas, visitas de webs sobre prostitutas travestis y uso desmesurado del chat. En la cama suelen estar poco abiertos y se nota en ellos una reducción del deseo sexual o exaltación del mismo cuando se imaginan con una travesti en la cama.

Las protagonistas hablan

Delfina Martínez, Reina de la Vendimia Gay del año 2012, comentó claramente lo que ella piensa que a los hombres le gustan de las travestis.

“Son muchos los factores que provocan que un hombre nos elija para tener sexo: el deseo de tener una aventura junto con el morbo”

Delfina Martinez ganadora en concurso de belleza

Delfina Martinez, icono travesti

Delfina Martínez, quien además aclaró que en el momento de contratar los servicios sexuales, el hombre tiene claro lo que quiere de una travesti:

“Entre nosotras hablamos y concluimos que no hay un hombre que no desee sexo oral, somos la combinación ideal para ellos, en otra etapa fuimos hombres y sabemos perfectamente que es lo que les gusta y promueve su placer, pero en un cuerpo de mujer”

“Son cada vez más los chicos jóvenes que buscan pasar un rato agradable con un travesti, sin importar lo que puedan pensar de ellos. Ante no querían besarse en público, ahora ya no temen y eso es por el boca a boca”

Es, probablemente, por la represión sexual o porque encuentran cierta libertad sexual que la sociedad no le da, el hecho de que tengan sexo con travestis. Así, en noches en las que el alcohol y las drogas descontrolan a los hombres, no les importa nada, no tienen filtros a la hora de tener un encuentro sexual con personas transgénero, saben bien con quien se acuestan y lo eligen adrede.

Parece ser que las ganas de probar cosas nuevas y el morbo no es algo que tenga que ver solamente con el hombre. En el mundo trans , las chicas expresan que las mujeres acompañan a sus novios y maridos a vivir estas fantasías. Es un hecho que las parejas buscan una noche de sexo con un travesti ¿Se trata del trío perfecto para él?

Los hombres enamorados de travestis

Son muchos los hombres heterosexuales que deciden constituir una familia con una persona trans. Se enamoran, se establecen como pareja y adoptan hijos para llegar a la realización personal. Está claro que si hay oferta en este ámbito es porque existe una demanda.

Delfina está en pareja con un chico de condición hetero que asimila y acepta su condición sexual. El se enamoró de ella como persona, y ella es su novia y su mujer. En la relación el actúa como el hombre y ella como la mujer.

Al igual que las mujeres y hombres homosexuales aceptan y asumen sus gustos y preferencias sexuales con libertad, los trans también han encontrado su forma. En cambio, la base de las actitudes sexuales del humano siguen siendo los instintos, aunque su expresión y muestra depende de las elecciones personales y de la cultura. De esto resulta un amplio abanico de comportamientos sexuales, entre ellos el hombre que quiere tener sexo una y otra vez con un travesti. ¡Es una nueva manera de disfrutar la sexualidad? ¿Por qué no puede ser una alternativa más?

¿Qué es una shemale?

Shemale es el concepto utilizado únicamente para referirse a mujeres transexuales que se dedican a la industria del porno. Se trata de un término utilizado erróneamente ya que los hombres se refieren a ellas para hablar de mujeres transexuales en la vida real.

Las shemales son hombres que se sienten mujeres y que no se han llegado a operar sus genitales, tienen cuerpo de mujer pero sus genitales son los de un hombre.

¿Tener sexo con una shemale?

Cómo es tener sexo con una shemale

Sexo shemale

Especificando estas diferencias entre género, sexo y condición sexual, el abanico de posibilidades es tan amplio de forma que una mujer transexual puede tener ganas de estar con una mujer o u hombre; un hombre heterosexual podría desear a una mujer constituida biológica y psicológicamente o a una mujer transexual o shemale.

Lo especial de las shemale girls es que tienen un concepto sexual masculino y conoce bien el pene, al igual que sus terminaciones, para dar un placer excelente, por ejemplo, son especialistas en el francés natural y distinto al que puede ofrecer una mujer.

¿Qué es una ladyboy?

Las ladyboys son mujeres transgénero de Asia. Aunque existe una diferencia importante entre las mujres transgéneras y las ladyboys. Estas últimas tienen una historia bastante interesante.

La palabra ladyboy proviene de la traducción en Inglés de “Kathoeys” que siempre han vivido en Tailandia, este fenómeno no es actual. El origen más cercano a la palabra es cuando el turismo llegí a Tailandia. Los militares de Estados Unidos pasaban su tiempo libre en las playas de Tailandia, buscando chicas y alcohol en el tiempo de ocio en las playas del país. Así cataron a las kathoeys y se inventaron un término en inglés para ellas.

El término ladyboy no es usado por todo el mundo. Aunque los tailandeses y gran parte de la población asiática lo aceptan, el termino surgió en Tailandia y no fue inventado para llamarlas así despectivamente, sólo se creó para tener una comunicación mejor con los turistas occidentales. Gracias a los medios de comunicación e Internet, el termino está relacionado con la pornografía y la prostitución.

Ladyboys en todo el mundo

El resto de los países no utiliza la palabra ladyboy de manera frecuente a no ser que lo llamen así para referirse a la pornografía. El término usado en América y Europa se basa en el latín, mujeres transexuales o transgéneras. Hacen diferencias entre los hombres homosexuales y entre las transexuales.

Fuera de la zona asiática, el término ladyboy se percibe como despectivo, debido al famoso ladyboy porn en internet y los videos de ladyboy prostitutas en Asia, que se han popularizados en documentales y programas de televisión. Normalmente, ladyboy se utiliza como un insulto, como prostituta o con una forma de de decir que una mujer transgénero no es follable o suficientemente preciosa, aludiendo a que todavía le queda un gran trabajo por delante

Tailandia, tierra de ladyboys

Ladyboys cultura en Tailandia

Ladyboys protagonistas en Tailandia

Tailandia es conocida popularmente como la Tierra de la Sonrisa, pero también es llamada la Tierra de los Ladyboys, antes de que aparecieran en Malasia o Filipinas. Tailandia tiene la población más alta en ladyboys de todo el mundo. Las razones por las que hay tantos ladyboys en Tailandia son muy variadas: La sociedad es muy abierta y liberal con los ladyboys; Por otro lado, la religión protagonista de Tailandia es el budismo, cuyos principios base son la tolerancia y el respeto por las personas con diferencias; También, los ladyboys de Tailandia tienen características muy femeninas (piel suave, rasgos faciales finos, cuerpos pequeños, etc), lo que permite que muchos ladyboys en su proceso de transición sean pasables para la población.

Los ladyboys en Tailandia no sufren discriminación, de hecho es muy común contar con una personas de estas características en la familia. Además, pueden acceder a la mayoría de los ámbitos profesionales.

Ladyboys en Asia

En roda Asía existe la propia historia de los ladyboys locales. Son muy conocidas las “warias” de Indonesia y las “nueva mitad” en Japón. La amplitud del término implica diferencias con el concepto tradicional de transexualidad en occidente, que se relaciona pero no es exactamente lo mismo.

En inglés, el término “ladyboy” se ha popularizado en todo el sur de Asia, que se usa junto a términos locales, como sustituto cuando los locales hablar con personas extranjeras.

Ladyboys en Filipinas

Después de Tailandia, las ladyboys tienen un papel, también muy protagonista en Filipinas. Se trata de un país con católica, pero es una sociedad muy respetuosa tolrante con todas las condiciones sexuales, y eso incluye a las personas ladyboys y transgénero. También existen concepto filipinos que equivalen al tailandés “kathoey”, como puede ser “bayot” o “bakla”, que son utilizados para hacer referencia a las mujeres transgénero y gays afeminados.

Hay ladyboys en Filipinas en todas las clases sociales, muy presentes en la escena pública y los medios de comunicación. Suelen ser familias con hijos transexuales y que reciben la total aceptación paterna.

Te habrás percatado de que los sitios de citas por Internet para las ladyboys están frecuentemente llenos de ladyboys de origen filipino. Esto es porque se defienden muy bien hablando en inglés y la tecnología está muy presente en este país.

¿Cómo tener sexo con una ladyboy?

Tener sexo con ladyboys significa a menudo que tendrás que viajar a Asia, porque allí es donde viven. Pero también hay ladyboys de origen asiático que viven en Reino Unido, EE.UU, Canadá, Europa, etc. Todos estos países tienen un número importante de inmigrantes asiáticos, entre ellos este tipo de personas. Mientras que en Asía, es muy sencillo tener sexo con ladyboys, tan sencillo como conocer a alguien que va paseando por la calle. El único inconvenientes es el de si vas a tener la capacidad de identificarlas. En ocasiones es muy complicado encontrar las diferencias entre una ladyboy de origen asiático y una mujer de biológica.

Otro de los inconvenientes de viajar a Asia para conocer a ladyboys en la calle, es el riesgo de acabar con una que tenga malas intenciones. Cuando eres turista, no todas las personas que conoces es por azar, puedes ser víctimas de personas con muy mala reputación, como participantes en el crimen organizado, trabajadoras sexuales y oportunistas.

El modelo es que todas las ladyboys son prostitutas, pero no todas. Son muchas las ladyboys que tienen trabajos normales como otras personas y no disponen de tiempo para estar de bar en bar conociendo a hombres. Les gusta salir en su tiempo de ocio, pero sí que hay ladyboys dedicadas a la industria sexual que trabajan en bares nocturnos.

La vida de las ladyboys

Es importante distinguir a un gay (hombre que se siente atraído por otro hombre), un travesti (hombre que se viste de mujer) y un transexual (mujer encerrada en el cuerpo de un hombre). Confundir los términos puede resultar ofensivo para cualquiera de los colectivos.

Las kathoey dedicarán gran parte de su vida a intentar ser quienes ansían ser. En la mayoría de los casos, cuando cumplen los 12 o 13 años, si se lo pueden permitir, empiezan a hormonarse para evitar desarrollar los rasgos de un hombre adulto, como el vello corporal o el oscurecimiento de la voz. Sorprende la temprana edad a la que empieza el proceso de conversión, y es que ése es otro de los aspectos sorprendentes: las ladyboys están total y perfectamente aceptadas en la sociedad tailandesa. No son discriminadas, no supone ningún trauma decirlo en casa, los compañeros de trabajo lo saben sin problema, e incluso a muchos hombres les gustan abiertamente las ladyboys y no se les juzga por ello. Podríamos decir que Tailandia nos da una clara lección de progresismo en este sentido.

Unos años después, empiezan a someterse a caras y agresivas operaciones para conseguir la armonía entre su cuerpo y su mente. Normalmente las primeras operaciones tienen que ver con los implantes de pecho. Es un momento importante ya que por fin pueden empezar a mirar su cuerpo desnudo y reconocer a una mujer.

Vida de las ladyboys

Vida de las ladyboys en Tailandia

A continuación, sólo quedará reunir el dinero suficiente para la operación definitiva: la conversión de los órganos sexuales. Es el momento que siempre han esperado, el momento en que dejarán de ser “él” para convertirse definitivamente en “ella”. Por supuesto, me refiero al punto de vista físico, ya que psicológicamente siempre han sido “ellas”. Pero, por desgracia, un gran porcentaje de ladyboys nunca llegará a reunir el dinero suficiente y jamás podrá dar el paso definitivo.

En el aspecto social, como ya he dicho, son un perfecto ejemplo de integración. Por ejemplo, las ladyboys encuentran trabajo sin problema en tiendas, hoteles y otros puestos de atención al público, aunque en menor medida también las hay que trabajan como chóferes o en otras actividades donde prima la fuerza. Por otro lado, un gran porcentaje acabará en lugares como el Moulin Rouge viviendo del espectáculo y, tristemente, hay una última porción -aunque no menos importante- que acabará ejerciendo la prostitución.

¿Qué es ser transexual?

Normalmente, el ser humano no piensa en el problema de conocer cual es su identidad de género. No hay diferencias entre esta y su género fisiológico de nacimiento. Pero a veces pasa que hay un conflicto entre el género cerebral y el género físico. Las personas que nacen en estas dependencias se denominan transexuales.
Por lo tanto, un transexual es la persona que encuentra una disconformidad fuerte y seria entre sus caracteres sexuales y el sexo psicológico. El transexual conoce que su cerebro pertenece a un género y su cuerpo a otro. No está enfermo ni está tratando de engañar, es consciente de su disconformidad. La transexualidad es una realidad, no consecuencia de su imaginación.
Todos hemos escuchado hablar sobre personas transexuales, personas que en ocasiones expresan sus sentimientos de vivir en otra realidad o en una mentira. Si hay una farsa en el hecho de ser transexual es el mismo perpetrado por el propio transexual antes de recibir su tratamiento. La persona que termina el tratamiento es la persona real. El o ella ha dejado su vida infeliz y de engaño, aunque los obstáculos le hayan impedido llegar a su objetivo, esta persona se ha desarrollado como la persona que siempre quiso ser.

Transexual

Transexualidad, disforia de género

Una frase mítica sobre la transexualidad es la expresada por Christine Jorgensen a sus padres en el año 1952:

“La naturaleza cometió un error que he corregido, y ahora soy vuestra hija”

Los transexuales expresan que han se han sentido del otro género desde que su conciencia despertó. En el estudio de la infancia de los transexuales se muestra que los niños actúan como si fuesen del sexo opuesto, aunque ellos todavía no son conscientes de lo que está pasando. Después, cuando llegan a la adolescencia pueden tener etapas en las que tratan de actuar según su sexo biológico, intentando olvidar lo que realmente sientes. Ante la imposibilidad de controlar esta conducta durante bastante tiempo, este método termina en fracaso sin remedio.
Los transexuales tienden a comparar su sentimiento con algo parecido al ser encuadrado en un rol para el que no se sienten preparados, por ejemplo, intentar ser un héroe cuando en realidad prefieren ser la princesa del cuento. En cambio, para ellos es imprescindible adaptarse para poder vivir. Ellos aprenden a actuar y seguir una línea, con conductas y palabras que no tienen nada que ver con su naturaleza y que son forzadas para ir en consonancia con su apariencia física. Frecuentemente, aprenden a gestionar su papel. Estudian su guión, para seguir las vías del escenario, al ser mujeres y hombres muy convincentes sin tener que pensar en ello.
El problema surge cuando dejan el teatro, cuando se quedan solos con ellos mismos, y saben que ese actor no es el indicado. Ellos conocen quienes quieren ser y quienes son. No quieren otra cosa para su persona, pero no pueden eliminar sus disfraces y ropa para llevar una vida cotidiana con normalidad, ya que la vestimenta son en realidad sus cuerpos.

Cuando se es mujer y se vive en el cuerpo de un hombre, o al contrario, es prácticamente insano desde cualquier punto de vista. Para entender esto es suficiente con empatizar con la persona que sufre esta situación y ser sensatos con nosotros mismos. La actitud se generaliza despectivamente cuando una persona sufre de trastornos, cuando lo ideal es solucionar el problema otorgando los recursos disponibles que la ciencia pone al alcance de todos. Gracias a los estudios, estos medios cada vez son más provechosos con el paso del tiempo.

La persona transexual arregla su disociación existente entre su cuerpo y su mete, acordando un equilibrio con lo que se conoce típicamente como cambio de sexo. El término formal es reasignación o afirmación de sexo, ya que este cambio no significa un cambio para la persona, sino que es la afirmación o reafirmación de lo que siempre se ha sentido. Existe una importante experiencia en el control de casos de transexuales con la operación de reasignación. Esta cirugía ha permitido que un gran número de transexuales puedan ser más felices y lleven una vida más sana. Por ello, es justificable el hecho de que personas transexuales puedan vivir en un medio laboral y social estable, diagnosticadas adecuadamente, y que han superado la prueba de vivir trabajando para un rol de sexo opuesto durante un tiempo determinado, que puede ir desde 1 a 2 años.

Chica transexual

Mujer transexual

Los transexuales son sometidos a una evaluación intensa y consejos psicológicos. Este proceso no es para tratar de convencer a la persona de renunciar a su transformación, sino para aclarar la viabilidad del cambio tan drástico que va a experimentar. Por ejemplo, si la personas no es un transexual realmente, pero en vez de esto, sufre un cuadro de homosexualidad reprimida, los efectos del cambio pueden ser mortales. Un travesti que reciba una mala atención psicológica, pero que tiene la tendencia de hacer el papel del género contrario, puede llegar a ser muy infeliz si se le reasignan de sexo constantemente. Por lo que, un transexual debe ser aconsejado y evaluado para estar seguro de que su transexualismo es real. Cuando el diagnóstico del transexual se ha confirmado, es cuando empieza la visión médica del tratamiento.

La persona que está siendo tratada en la fase del tratamiento es normalmente denominado transexual pre-operado. El tratamiento hormonal ayuda progresivamente al transexual a dejar de lado su vestimenta falsa, lo que le permitirá indagar en su rol para adaptarse a al sociedad en el que la persona considera su lugar adecuado. Después de un periodo que puede durar desde meses hasta varios años, el transexual se abre a su nuevo rol de género socialmente. Los servicios psicológicos siguen evaluándolo durante el proceso hormona, para permitirle que aparte el rol que ha tenido durante bastante tiempo. Son muchas las situaciones dramáticas que pueden comprometer a la persona transexual, ya que no requiere aprender un nuevo papel, sino también debe aprender a estar a gusto en él.
Gran parte de los procesos de reasignación necesitan que la persona viva y desarrolle su nuevo rol por al menos 12 meses antes de proceder a la cirugía de reasignación. Esta fase se llama “Test de la Vida Real”. Tanto la persona como el psicólogo deben estar aclarados de que el médico cirujano aceptará al paciente. Esta cirugía debe realizarse con mucho cuidado.
Si la decisión de proceder a la transformación es consciente, deberá ser respetada. El transexual, como es obvio, busca maneras con las que desarrollar su vida y solucionar en el plano médico todos los problemas que le produce su disforia. Esta reasignación permite que los pacientes puedan vivir como ellos mismo en un rol de género que le es acorde con su identidad sexual.

¿Cómo es salir con una trans?

La mayoría de los hombres que salen con una chica trans piensan que son más mujeres que las que son de origen biológico.
Según la experiencia de los hombres que han tenido relaciones con personas transexuales, sienten que la chica transexual es perfecta y femenina 100%. Se pintan, se perfuman y se visten exacerbando su feminidad. En un espacio lleno de mujeres, la chica trans destaca es la que más miradas recibe.

Sexo y transexualidad

Sexo con transexual

Los chicos sienten que las mujeres biológicas de la actualidad son una decepción, porque estar con ellas es como estar con un hermano, ya que no se cuidan y no cultivan tanto su ser.

Por el contrario, las chicas trans sudan feminidad, la chica trans que ha llegado a ser mujer es femenina por los cuatro costados. Son supermujeres.
Si te das cuenta de la esencia de la mujer que tiene delante y la valoras como debe ser, la recompensa es mucho mejor de las expectativas que te has formado anteriormente.

¿Qué no buscar en una mujer trans?

En el caso de que seas bi u homosexual, no te acuestes con una chica trans. Es verdad que todos los vídeos de trans muestran que tienen una superdotación que destruyen a cualquiera en una eyaculación más fuerte que la de un encarcelado que acaba de llegar a la sociedad de nuevo. Todo parece muy bonito, pero irreal.
Por supuesto que se puede hacer, pero con una scort. Son muchas y se encuentran en cualquier ciudad del mundo. Si lo tuyo es ser penetrado y practicar sexo oral, contacta con una scort y cumplirás tu deseo.
Pero como hemos comentado, una trans es una mujer. Es la mujer más clara del planeta, y que desean las mujeres heterosexuales, pues un hombre que les de bien fuerte. Las trans no quieren dar, sino recibir.
Si tu deseo más fuerte y reprimido es que un tio te dé duro, no pienses que una trans va a conseguir eso. Lo que necesitas es un shemale o un hombre.

Ten cuidado con lo que hablas

La regla de oro cuando vas a hablar con una mujer trans es no excederse ni tomarla como una ilusa. Ser trans, en la actualidad, es complicado. Estas chicas lo que necesitan es respeto, por lo que no es conveniente hacer preguntas como ¿Te lo cortaste? O, un poco más sutil ¿te has operado?

Sexo transexual

Sexo con transexual

No da buen rollo asimilar que la chica, por ser trans, sea prostituta. Tampoco es ideal hacerte el tonto con preguntas como: “¿Eres trans? No se te nota nada”.

Debes darles el respeto que se merecen, háblales como le hablarías a cualquier chica, sin tonterías.

¿Cómo es la chica trans en la cama?

Cuando te acuestas con una trans operada, lo mejor es respetar su pene y tratarlo como si no existiese. Ten presente que las mujeres trans son chicas con una disforia corporal. Si tocas su pene le recordarás que aún posee lo que no desea, y la pasión se esfumará.
Como todo en la vida, siempre hay situaciones excepcionales, pero normalmente, una chica transexual no tiene intención de meter el pene en tu ano o en tu boca.
Además, seguramente se encuentre en tratamiento hormonal. En el caso de que sea así, será complicado que pueda tener una erección. De cualquier manera, sus testículos ya no sirven para nada y se encuentran atrofiados.
Lo mejor es que si se encuentra en tratamiento de hormonas, no solamente puede llegar a alcanzar un orgasmo, ¡sino que también puede ser multiorgásmica!
A las chicas transexuales les encanta que les penetren, se sienten mucho más mujeres cuando sienten el placer que les brinda un pene en su vagina.

Los hombres que se enamoran de una chica transexual

¿Qué siente un hombre cuando se enamora de una mujer transexual? ¿Qué piensa de sí mismo y de ella? Desde los gustos en la cama hasta su relación familiar, sus redes de prejuicios y pasiones que tienen en juego.

Pareja transexual

Pareja transexual

Entrevistas a tres hombres con mujeres transexuales

A continuación os mostramos dos entrevistas publicadas en Página12.com.ar de dos hombres heterosexuales que salen con chicas trans.

“Yo soy el hombre y ella mi mujer, así funcionamos, el resto no importa”

Daniel, 49 años, empleado

¿Hace cuánto tienes pareja?

-Más o menos, ocho años.

¿Cómo conociste a tu pareja?

-En mi barrio, siempre pasaba frente a mi trabajo todas las tardes.

¿Cuándo te diste cuenta de que te gustaba?

La vi muy poco. Un día mi compañero de trabajo la detuvo y le dio mi teléfono, yo no estaba seguro, tenía vergüenza de que me dijese que no quería quedar conmigo.

¿Eres tímido?

-Sí, demasiado, pero ella no. Ella me contactó y me pregunto que necesitaba. Yo le conteste que quería saber de ella, conocerla al fin y al cabo, porque me gustaba.

¿y qué te contestó?

– Que cuándo íbamos a quedar. Yo me puse muy nervioso porque pensaba que ella no quería, que iba a tener que insistir.

¿Has tenido antes novias trans?

-No, salí de fiesta con una chica que conocí en un bar, pero no novia.

¿Qué te gusta concretamente de una chica trans?

– No lo sé, creo que me gusta mi chica porque es muy guapa y femenina, y no todas las chicas son así, las demás son más hombres.

¿Y eso no te atrae?

-No, prefiero a las chicas que se comportan como tal, no me gustan los homosexuales, solo las chicas transexuales pero guapas.

¿Cuál es la diferencia entre las mujeres transexuales y las que no lo son?

-No lo sé, nacieron hombres y después quisieron ser mujeres. No existe ninguna diferencia en su sexo, en su interior todas son iguales. 7

¿Quisieras que tu novia se operara?

-Si ella lo prefiere, sí. Una vez lo discutimos porque vimos un documental en televisión y me comentó que en algún momento iba a decidirlo, pero que le daba miedo porque es una operación con riesgos.

¿Cómo es tu relación con familia y amigos?

-Regular. Algunos de mis amigos me comentaron que no lo entendía, que cómo podía haberme enamorado de una persona así si yo tenía una buena fachada y podía tener a un montón de mujeres. Por otro lado, mi familia se lo tomó bien al principio, pero con el paso del tiempo, se dieron cuenta de que la relación seguía adelante y comenzaron a mostrar su disconformidad, en especial mi madre.

¿Cómo lo expresaban?

– Los domingos me invitaban a comer, pero a ella no. Yo no quería ir solo, si mis hermanos iban con sus mujeres, yo deseaba visitarlos con mi novia.

¿Qué decía tu novia cuando esto sucedía?

-Nada, se ponía triste porque a mi me afectaba, pero no es solamente eso, un día discutió con mi madre en Navidad, se dijeron de todo y no me dirigieron la palabra en mucho tiempo.

¿Por qué comenzó la discusión?

– Porque mi madre siempre está jodiendo con sus nietos, habla de que quiere a sus nietos, sabiendo que mi pareja no se los puede dar. Tengo una cuñada que le puso los cuernos a mi hermano, pero la tratan tan normal; y a mi novia con cualquier cosa ya están a la defensiva.

¿Sucedió algo ahora que ha salido la ley del matrimonio?

-Sí, comentarios que me dice mi hermano. Mi madre dijo que si yo me casaba, no iba a ir a la boda para no pasar vergüenza.

Cambiando de tema, ¿Cómo llevas el tema sexual?

-Nada, ella solo me gusta y fin. Para mí es toda una mujer aunque no tenga hecha la operación, si ella me quiere como hombre y me respeta, el resto me da igual.

¡A qué te refiere con que “yo soy el hombre y ella la mujer”?

-A que yo la penetro como hombre.

¿Tu novia trabaja?

-No me gusta que esté todo el día en casa sin estar ocupada, así que hace tiempo se puso a estudiar y en la actualidad trabaja. Yo le eché una mano para abrir la peluquería.

¿No eres machista ni celoso entonces?

-Sí, soy un poco, pero confío plenamente en ella.

¿Tienes parejas amigas que estén en la misma situación que tú?

-No, ella tiene muchas amigas, pero no le gusta salir con ella porque siempre dice que tienen mucho peligro, mejor tener un contacto lejano. En ocasiones, entre ellas se roban los maridos y mi mujer no quiere líos.

¿Cómo te definirías?

-Yo soy hombre, no me considero bisexual, porque no me gustan los hombres. Solo me gustan las chicas. Aunque algunas sean distintas, tiene que ser una mujer.

¿Cómo conociste a tu primera novia trans?

-Mi amiga me la presentó, era su amiga.

¿Te gustó desde un principio?

-Sí, era bastante femenina y no parecía travesti.

¿Cómo sucedió el primer encuentro?

Un día me comentó que viajaba al interior, y yo le dije que antes quería presentarle a alguien a quien le gustaba. Entonces le dije que viniese a mi casa cuando no había nadie y cuando llegó le dije que era yo. Ahí comenzó todo.

¿Cómo te sentiste al principio?

-Estaba muy nervioso, es lógico cuando te encuentras frente a algo nuevo. Sientes muchas contradicciones porque está con alguien que te atrae, pero te encuentras entre el deseo y la culpa.

-¿Qué fue lo que más te gustó?

No sé, creo que su piel, sus caricias son distintas a estar con otras mujeres, como más intensas, es como más agresivo y enérgico.

¿Cómo fue la relación?

-Al inicio todo era sexo. Había cosas bonitas, como esperarme por la mañana con una tostada cuando me iba al trabajo, y tomar mate juntos. Pero igual de complicado.

¿Por qué?

-Las adicciones. Ella era drogadicta, fue una relación difícil. Encima en el año 85 todo era diferente, era como vivir en el gueto de Varsovia, todos eran discriminados. Creo que no tener el afecto familiar suficiente conlleva mucho dolor que les impide amar.

¿A qué te refieres?

-A que mi dos relaciones, bastante complicadas, no eran estables, no había familia.

¿Qué ocurrió entonces?

-Volví con mi pareja, nos casamos, pero nunca hemos tenido hijos. Mientras tanto pase una década sin poder olvidarla. Un día me la volví a encontrar y comenzamos de nuevo, pero todo siguió igual, hasta que decidí acabar con todo. Pasábamos del sexo a la pela por nada.

¿Piensas que todas las chicas viven de lo mismo?

-No, pero muchas sí. Podía comprobarlo con sus amigas, todas con la misma historia. En ocasiones son aceptadas cuando llevan regalos: “no acepto a mi hija porque se prostituye o es travesti, pero si acepto el fruto de ese trabajo”, suelen comprar el afecto.

¿Cómo es tu vida en la actualidad?

-Al final conocí a una mujer trans y sentí que no era como saltar a una piscina vacía, era otra cosa, ella si tenía relación con su familia y no ejercía la prostitución.

¿Por qué?

-Porque creo que no es sana, no cuestiono quien la hace, pero pienso que es más lo que se saca que lo que te aporta, te deja sin personalidad. Con mi pareja actual todo fue diferente, ya no era agresivo el ámbito sexual, como con mis otras novias, todo era explosivo, lo sexual y los demás ámbitos.

¿Tu familia sabe de la relación?

-No, es complicado porque siempre me encuentro en medio, a que acepten o que juzguen.

¿Cómo vives la intimidad sexual?

.-Lo del sexo es complicado, hay roles establecidos. En mis relaciones anteriores había intercambio de roles, en realidad, te follen o no, no te define como hombre, en ocasiones te sientes mal porque de pequeño me inculcaron cómo se debe o cómo no se debe follar.

Me gustan que sean dulces, cariñosas, femeninas; si llegan y no son así, les pago lo mínimo y les pido que se vayan”