Solo es necesaria un poco de creatividad para que nuestro baño se convierta en un espacio donde realizar el mejor sexo cumpliendo nuestras fantasías más íntimas. Son necesarios algunos consejos para hacer la mejor ducha erótica y tener los mejores momentos de erotismo y placer. La ducha erótica se conforma como una práctica erótica perfecta para sorprender a la pareja dejar la rutina de lado. Algo que no se espera la pareja es que estemos en la ducha aguardando su llegada para convertir ese momento en un refrescante masaje erótico.

Consejos para hacer la mejor ducha erótica

Mejor no hablar

Como los sentidos que más vamos a utilizar en la ducha erótica son la vista y el tacto, no es necesario hablar. Empieza echando agua sobre tu piel y la de tu pareja: espalda, hombros, cuello, pecho, piernas y vientres deberán cubrirse de agua tibia. Utiliza tus manos para esparcir el agua y comunicarte con tu pareja a través del tacto. Conecta con tu pareja con la mirada mientras que rocías un poco de jabón suavemente sobre su cuerpo, y ves sus respuestas excitantes ante ciertos estímulos. Si prefieres un olor en concreto como el coco o la vainilla, utiliza un gel de ducha con este olor para hacer la mejor ducha erótica. Si prefieres encender velas eromáticas, es mejor utilizar las velas de mejor calidad.

Utiliza las manos

Además de usar tus manos, el agua puede convertirse en un elemento juguetón: podemos regular el flujo, la temperatura y la presión para experimentar con lo nuevo, ya que permite el relajamiento y tener el cuerpo embadurnado con jabón. La presión de la ducha sobre los genitales puede hacer que tu pareja, si es mujer, disfrute mucho de la estimulación en esa zona. Existes diferentes chorros para provocar que las presiones sean rítmicas con el objetivo de que la zona genital se excite mucho, además, en el mercado cuentas con una gran variedad de juguetes sexuales que pueden utilizarse bajo el agua.

Los precalentamientos son importantes

El sexo en la ducha puede resultar engañoso, lo mejor es que el precalentamiento sea lo más largo posible para poder acabar con un orgasmo en una práctica en la que no se mantenga la misma posición durante mucho tiempo.

El baño bien preparado

El agua no permite la lubricación natural, por lo que lo mejor es usar un lubricante con base de silicona para la penetración. Usa toalla, por si quieres apoyarte con las rodillas en una base suave o utiliza un banco de ducha ya que permitirá poner en práctica algunas posiciones más complicadas en este espacio, como la del “perrito”. En el caso de

Busca le mejor posición

Intenta ubicarte en la mejor posición con respecto a tu pareja. Si eres hombre puedes colocarte detrás de tu chica mientras ella se inclina para encontrar el ángulo de penetración. Solo es dejar que la creatividad fluya.

La ducha erótica es una de las mejores maneras de masturbarse, para probar los juguetes eróticas o comenzar con el placer anal. Si se combinan estos tres aspectos, esta práctica sexual puede llegar a ser inverosímil.