Harpaxofilia ¿Sabías que existía?

En un momento determinado de la existencia, muchos de los adultos han oído en algunos que otros comentarios que existen filias sexuales concretas. Palabras como asfixiofilia o harpaxofilia son conceptos que, por una causa u otra, son desconocidas pero que tienen algo en común, son filias.

Las filias, al igual que sucede con las fobias, son conceptos que se utilizan para hacer referencia a una actitud determinada que una persona mantiene en una circunstancia concreta y que modifica su comportamiento usual. En concreto, el término filia hace referencia a una atracción sexual extrema hacia un objeto, una situación o una persona determinada.

En conclusión, filia es un gusto determinado y un tanto especial que una persona percibe. Como se vincula estrechamente con el ámbito sexual y al no tener correspondencia con lo que se acepta como “normal” en la sociedad, muchas de estas filias son consideradas como raras, extrañas y perversas. Para que esto no suceda, lo ideal es que se pueda saber en qué consiste una filia determinada y guardar respeto por los gustos sexuales de cada uno.

Esto lo representa a la perfección la última película de Paco León, “Kiki, el amor se hace” en la que el actor y directo muestra 5 episodios en los que se describen las preferencias sexuales más extravagantes. Los personajes se excitan con situaciones o elementos tradicionales y básicos.

En esta post te explicamos cómo funciona una de tantas filias que puede sentir un ser humano: la harpaxofilia.

¿En qué consiste la harpaxofilia?

Antes de definir qué es la harpaxofilia, lo mejor es saber de donde proviene el término. Esta palabra tiene origen griego en philia, que quiere decir atracción y de harpax, que representa robo. Cuando los dos términos se unen, resulta complicado saber con qué preferencia tiene que ver la harpaxofilia.

El deseo sexual cuando se es víctima de un robo es una fantasía sexual que llama la atención de muchas personas, la mayoría de ellas pueden intentar provocar que otras les roben sin que estos lo sepan. La harpaxofilia se enmarca dentro del gran placer que siente una persona cuando es atracada ya que se percibe a sí mismo como alguien destacado y que esta lleno de valor. La tensión y la sumisión que se producen en el robo o atraco, en vez de dar miedo o asustar, excita a los harpaxofílicos.

Ventajas de la harpaxofilia

Harpaxofilia y secuestro

Puede ser un poco raro comentar las ventajas posibles que puede tener una persona que se siente excitada al ser atracada. Normalmente, ninguna persona siente placer cuando le roban lo que les pertenece, si se intenta ser liberal y de mente abierta, puede ser que se hayan algunas ventajas en lo que respecta a esta parafilia.

Mostrar preferencias sexuales en este sentido, quiere decir que, usualmente se desea experimentar y se tienen ganas de disfrutar de una vida sexual intensa. A muchas personas harpaxofílicas les gusta ver cómo son asaltadas, a otras les gusta sentir cómo fingen un robo violento, un secuestro o un abuso sexual. El papel de sumiso y dominante puede ser perfecto para cualquiera de los dos tipos de harpaxofílicos (los que comenten el delito y los que lo sufren).

Si las personas con esta filia tienen una relación estable, los juegos sexuales de los dos pueden ser interminables. En función de lo que cada parte desee hacer, una pareja en la que la base sea la confianza puede terminar por comprender las preferencias de los dos y acordar que los dos sientan todos esos placeres nuevos.

Desventajas de la harpaxofilia

Las desventajas relacionadas con este tipo de filia pueden llegar a ser un problema si no se gestiona correctamente. Saber los riesgos que entraña la harpaxofilia es un sistema perfecto para analizar las situaciones en las cuales puede realizarse esta práctica. Provocar un secuestro o un robo puede ser arriesgado y más si es descontrolado.

Otras de las desventajas que pueden aparecer en la práctica de la harpaxofilia es que el compañero sentimental o sexual de la persona que la tiene no entienda esas preferencias o se sienta molesto con la práctica violenta que implica. Lo mejor en estas situaciones es que se pueda hablar con tranquilidad con el otro y poder explicarse razonadamente del porqué de estas preferencias. Si una pareja sigue sin comprenderlo, ir a terapia conjunta podría ayudar a dar con una solución.

¿Es compatible la harpaxofilia con la vida de pareja?

HARPAXOFILIA

El sexo existe para disfrutarse y, aunque una parte de la pareja sufra una filia sexual determinada, esto no quiere decir que la relación entre las dos personas tenga que cambiar o se vaya al garete. Cuando una pareja se ama y se sienten queridos el uno por el otro, se ama al compañero con todos sus gustos, preferencias, rarezas y gustos. Tener una mente abierta ante el sexo permitirá que los dos cuenten con preferencias y alcancen un acuerdo si no comparten los mismos gustos.

Si tu que lees esto sientes el placer de un atraco o un robo y no encuentras las forma de comunicarse a tu pareja, lo más aconsejable es que te sientes delate suya y comiences a hablar del tema poco a poco hasta que le desveles lo que te gusta. Comentar el tema naturalmente sin tener que justificarte es lo mejor, ya que tu no estas dañando ni molestando a nadie. Si tu pareja te ama, lo va a entender.

Si por otra parte, es tu pareja quien tiene harpaxofilia, no te asustes. Lo mejor en esta situación es comprender de qué trata esta filia y buscar las sensaciones que una persona experimenta cuando finge ser secuestrada o atracada.