Cuando hablamos de higiene sexual, hablamos de algo fundamental para el ser humano, y es que, contar con una sexualidad buena, primero con nosotros mismos y luego con la pareja, aportará estabilidad emocional, psicológica y social.
Como sucede con todo, en la higiene sexual hay que tomar una serie de medidas que te contaremos en los siguientes párrafos. No importa que sea con tu pareja o una chica de compañía, siempre es importante tener una higiene sexual excelente.
Cuando hablamos de higiene sexual incluimos muchos conceptos al mismo tiempo, como puede ser, sexo, enfermedades, beneficios del sexo, estimulación, y una gran lista de factores a considerar para poder tener una sexualidad plena y buena.

La higiene sexual

En la actualidad podríamos decir que el sexo es sinónimo de salud, imagen y bienestar, y es que, estos son beneficios de estos. Para tener una vida sexual activa y dinámica y no acabe siendo monótona y aburrida, lo mejor es usar diferentes recursos:

  • Geles lubricantes íntimos: Es recomendable usarlos cuando hay sequedad. Esto permite que la piel se pueda deslizar más fácilmente y poder evitar daños. Aunque no debes olvidarte de que como cualquier otro recurso, los geles lubricantes íntimos también pueden transmitir bacterias, así que lo mejor es limpiarlos bien.
  • Lubricantes sexuales: Brindan una gran ayuda entre tu pareja y tú, ya que el contacto piel con piel, evita daños tanto en la mujer con el hombre.

En lo que se refiere a la prevención, en la vida sexual se debe considerar:

  • Usar el preservativo: siembre debe usarse este medio ya que permite protegernos de enfermedades de transmisión sexual (ETS). Sobre todo si vamos con putas de vez en cuando…

La higiene sexual es esencial para nosotros mismos y el resto de las personas. Si no tenemos una higiene sexual en condiciones, se pueden transmitir enfermedades, infecciones y sufrir otros problemas de salud que influirán en la vida cotidiana.

Evitar la aparición de problemas sexuales

preservativos

Los problemas sexuales son los que surgen dentro de las relaciones sexuales, lo más usuales son los siguientes:

  • Infertilidad: Tanto por parte de la mujer como del hombre.
  • Disfunción erectil: Suele suceder por el proceso de envejecimiento. En este caso, el hombre tiene dificultad en lo que se refiere a la erección del pene.
  • Lívido baja: Puede ocurrir tanto en hombres como en mujeres.
    Inconvenientes para llegar al orgasmo: esto puede tocar diferentes asuntos, ya que son muchas las posibilidades que pueden provocarlo. Pero si sucede más de una vez, deberías pedir cita con tu médico.
    Todos estos problemas que mencionamos pueden influir en la vida sexual. Aunque en ocasiones pueden sentirse afectados por aspectos externos como el agobio, problemas de hormonas, estrés, etc. Pero si estas restricciones no te dejan llevar una vida sexual llena de placer con tu pareja, es mejor que acudas a un profesional encargado del tema para que te ayude a solucionarlo.

 

Métodos para mejorar la higiene sexual

higiene sexual

En la actualidad, existen otros asuntos sexuales que no son tratados y que se clasifican como tabú. Y es que, la sexualidad es un tema que se sabe que está presente pero del que muchas personas no hablan por pudor o timidez.
Se deben restringir todos los bloqueos, es algo que el ser humano disfruta de manera natural y que practica antes o después. Uno de los ejemplos destacados es la masturbación.
Tanto los hombres como las mujeres se masturban, es algo importante para el cuerpo ya que es ventajoso. Muchos estudios muestran como la masturbación permite reducir los niveles de estrés y las probabilidades ante el cáncer de próstata.
Además, la masturbación es una herramienta muy fuerte para reducir la ansiedad , dar energía, vitalidad y quemar grasas, lo que ayudará a envejecer más tarde.
Disfrutar de una buena higiene sexual permitirá que todos los ámbitos de nuestra vida se encuentren al mismo nivel, fomentando el equilibrio y el bienestar.